¿Qué significa repudiar la herencia?

¿Qué significa repudiar la herencia?

Después de la muerte de un ser querido, sus propiedades, tanto activos como pasivos, se transfieren a sus parientes cercanos o personas especificadas por el fallecido, los herederos o legatarios.

A pesar de ello en determinadas circunstancias podemos tener que plantearnos una desagradable situación: la repudiación de la herencia. A pesar de que la repudiación a una herencia puede producirse por varios motivos lo más común es que ello se produzca cuando la herencia está constituida principalmente por deudas y no con cabe la aceptación a beneficio de inventario.

Trámites para una herencia

Primero de todo debemos saber si la persona fallecida entregó el testamento al Registro de Últimas Voluntades del Ministerio de Justicia, para solicitar el documento deben haber transcurrido al menos 15 días hábiles desde el fallecimiento. Este documento puedes solicitarlo cualquier persona ya sea por Internet o de forma presencial.

De la misma forma, para solicitar el documento debemos presentar el certificado Literal de Defunción que ha sido expedido por el Registro Civil y en el que deberá constar el nombre de los padres del fallecido. También se deberá abonar la tasa que actualmente es de 3.78€. Finalmente, el documento es emitido en 10 días hábiles desde su recepción.

¿Qué ocurre si una persona fallece sin testamento?

En caso que no exista un testamento se produce la sucesión intestada o «Ab intestado» dónde la ley se encarga de designar a los herederos y qué proporción le corresponde a cada uno siguiendo siempre la línea sucesoria.

  • Sección primera. Los hijos son los principales herederos por ser los descendientes del causante. En caso que los hijos hayan fallecidos, la herencia corresponderá a los nietos. 
  • Sección segunda: En caso que el fallecido no tenga hijos o decendencia, la herencia pasa en manos del cónyuge viudo o pareja de hecho. Si el causante estaba en un proceso de separación o divorcio, entonces la persona viuda o pareja de hecho pierde la herencia.  
  • Sección tercera: Si el causante no tiene descendientes ni cónyuge, la herencia se defiere a los ascendientes a partes iguales.
  • Sección cuarta: Si el fallecido no tiene hijos, descendientes, ni cónyuge o conviviente y tampoco tiene ascendientes, la herencia se defiere a los parientes colaterales.
  • Sección quinta: Por último, si no existe ningún familiar que haya sido nombrado anteriormente, la herencia sucede la Generalitat de Cataluña a beneficio de inventario.

Seguidamente, para determinar quien tiene derecho a la herencia se debe iniciar la Declaración de Herederos Abintestado dónde los familiares firman una declaración de herederos ante un notario o un juzgado.

¿Quiénes son los herederos legítimos?

En particular, la sucesión hereditaria de nuestro sistema siempre beneficia a los familiares cercanos del fallecido, especialmente al cónyuge y a los hijos. Estos herederos se conocen como herederos legítimo forzoso porque son los descendientes y ascendientes del fallecido.

En caso de no existir los anteriores herederos, pasa a heredero legítimo no forzoso que son los hermanos, tíos y sobrinos.

Diferencia entre aceptación y repudiación de herencia

Tras la vocación (el llamamiento de todos los sujetos con derecho alguno con respecto del caudal hereditario), se produce la delación, lapso de tiempo que tienen dichos sujetos para proceder a aceptar o repudiar la herencia.

Repudiar una herencia
Repudiar una herencia significa ni más ni menos que no aceptar la herencia; es decir, implica que el llamado a adquirir a título de heredero o legatario, renuncia a los bienes, derechos u obligaciones que componen el caudal hereditario. 

Aceptación de una herencia
A diferencia de la repudiación, todo aquel llamado a una herencia puede aceptarla y por lo tanto convertirse en el titular de los derechos y las obligaciones de la misma. La aceptación puede ser pura y simple o puede ser a beneficio de inventario. 

Tanto en la aceptación como en la repudiación de una herencia, es recomendable contar con un abogado especializado en herencias para evitar encontrarnos deudas inesperadas que pongan en peligro nuestro patrimonio.

¿Cómo se puede renunciar a la herencia?

La acción de renuncia de una herencia debe cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 461-6 del Código Civil de Catalunya:

  • La repudiación de la herencia debe hacerse de forma expresa en documento público.
  • Se entiende que la herencia ha sido repudiada si el llamado renuncia a la misma gratuitamente a favor de las personas a las que debería deferirse la cuota del renunciante, siempre y cuando cumpla los requisitos de forma establecidos por el apartado.

Asimismo, y prescindiéndose del requisito formal anteriormente descrito, en el caso de que uno de los llamados a suceder, cuando los llamados son varios, renuncia gratuitamente a favor del resto de llamados, en un documento público, la Ley otorga a esa renuncia el carácter de repudiación.

repudiar herencia o renuncia de una herencia vives bas abogados

Plazo para repudiar la herencia

Existe un plazo general de 30 años, desde la muerte del causante, para que los llamados a la herencia la acepten o la repudien. Cabe recordar, que en el caso de que concurran varias personas, cada una es libre de tomar la decisión que estime oportuna en relación a su persona. 

A pesar de existir este plazo de 30 años, cualquier interesado en la sucesión, ya sea un acreedor sobre la herencia, un acreedor del sujeto/os a aceptar, o uno de los coherederos, puede acudir a un juez para que este fije un plazo que no podrá ser superior a 2 meses para que el/los llamado/os acepte/n o repudie/n. En caso de que no se proceda en dicho modo, se entenderá por imperativo legal que la herencia ha sido repudiada, por todos aquellos que han sido llamados por el juez.

Motivos para renunciar una herencia

Existen multitud de motivos por los que una persona se plantea si renunciar una herencia. Entre muchos otros, podríamos decir que los más comunes suelen ser:

  • No existen suficientes bienes en la herencia para pagar las deudas del causante
  • No querer pagar el Impuesto de Sucesiones que es obligatorio en caso de aceptar.
  • Tener deudas propias que haría que los bienes herederos fueran transferidos a sus acreedores.

Antes de plantearse renunciar a una herencia, es de vital importancia hacer un estudio detallado de la situación patrimonial tanto del causante como de la persona que tiene que aceptar o repudiar; únicamente tras dicho estudio, estaremos en condiciones de poder decidir si la repudiación és o no la mejor solución para el llamado a suceder.

Consecuencias de la renuncia de una herencia

Hay que tener en cuenta que repudiar a una herencia no es una cuestión baladí, la legislación concretamente prevé que la repudiación no tiene marcha atrás, ya que la misma es irrevocable. 

Como norma general podríamos establecer que la consecuencia de la repudiación, más allá de perder el repudiante todos los derechos y obligaciones sobre el caudal hereditario, es que a aquello que repudia, acrece sobre el resto de coherederos o colegatarios, y en el caso de no existir éstos, acrece a favor del resto de llamados a suceder.

A pesar de ser lo anterior la norma general, la ley prevé en el artículo 461-8 ccc, que el llamado que haya ocultado o sustraído bienes de la herencia, pierde la facultad de repudiarla y será nombrado heredero puro y simple con todos los efectos que ello se impliquen.

Abogado especialista en herencias en Barcelona

Abogado especialista en herencias en Barcelona

Si necesitas ayuda en cualquier elemento relacionado con derecho sucesorio, ya sea testamentario o herencias, confíe en en Vives Bas, abogado especialista en herencias.

Ofrece un asesoramiento profesional y personalizado para llevar a cabo las acciones legales para la repudiación de una herencia y en todos los procedimientos relacionados con las sucesiones para evitar conflictos familiares. No lo dudes más y ponte ahora en contacto