¿Cómo se reparte una herencia?

¿Cómo se reparte una herencia?

El modo de  cómo se reparte una herencia entre varias personas es una de las cuestiones más importantes de aspecto práctico al tratar una sucesión. Antes de entrar propiamente en el quid de la cuestión es necesario hacer unas pequeñas aclaraciones. 

Situaciones del reparto de una herencia

En primer lugar, y a pesar de que pudiera parecer una obviedad, para que estemos ante un posible reparto del caudal hereditario. Deben de concurrir en la herencia varios sujetos a heredar, es decir, debemos estar ante una situación de co-heredamiento. La situación más común es cuando concurren 2 o más hijos del causante y son todos ellos instituidos herederos.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que los legados-. Son aquellos bienes que concreta y específicamente el causante ha reservado para una o varias personas, quedan fuera del caudal a repartir. (siempre que dichos legados cumplan con los requisitos legalmente establecidos).

En conclusión, nos encontramos ante una masa hereditaria. Esta debe ser repartida entre varios sujetos, ya sea como consecuencia de una sucesión testada – el causante hizo testamento – o como consecuencia de la sucesión intestada.

Una vez centrado el tema, es fundamental no perder de vista el siguiente aspecto, tanto si nos encontramos ante un supuesto u otro (sucesión testada o intestada). Cada uno de los sujetos que deberán repartirse la herencia, pasarán a tener una cuota del caudal hereditario (en términos coloquiales. Además, a cada uno de ellos les corresponderá un tanto porciento del total a repartir).

Fijado este porcentaje, cuando se proceda al reparto, deberá respetarse el mismo, otorgando a cada uno de ellos bienes, derechos y obligaciones en la proporción concreta. Una vez, producido el reparto, cada sujeto pasará a ser titular en exclusiva de los activos y pasivos que le han sido transmitidos. El resto de sujetos dejarán de tener vinculación alguna con los mismos.

Llegados a este punto cabe hacerse las siguientes preguntas:

¿Quién será la persona encargada de realizar este reparto?

Como el lógico pensar, a veces el reparto puede ser un foco de discusión entre los coherederos. Es por ello, que la ley prevé varias opciones al respecto:

  1. La voluntad del causante: como en todo el derecho de sucesiones la voluntad de causante, es siempre la primera norma a tener en cuenta. Si el causante en su testamento o en algún otro documento válido, procedió a realizar el reparto- Pero siempre que el mismo respete los porcentajes y las normas legales necesarias, se deberá respetar el citado reparto. Si se desconoce si existe herencia deben solicitar un certificado en el Registro General de Actos de Última Voluntad
  2. Partición por albacea: el causante en su testamento puede haber nombrado un albacea (un tercero) para que proceda a repartir sus bienes y obligaciones entre los llamados que hayan aceptado la herencia.
  3. Partición por los propios coherederos: En el caso de que el causante no haya realizado ninguna de las opciones anteriores, los coherederos pueden libremente dividirse el caudal hereditario de forma amistosa y pacífica. Siempre y cuando se respeten los porcentajes que a cada uno de ellos les corresponde.
  4. Partición arbitral: En el caso de que los coherederos no se pongan de acuerdo, pueden conjuntamente decidir que un árbitro sea quien proceda al reparto de la herencia. El nombramiento de arbitro para el reparto de la herencia también podría hacerlo el causante en su testamente para el supuesto que prevea que los coherederos no se van a poner de acuerdo.
  5. Partición judicial: Finalmente, y para el supuesto de que ninguna de las anteriores maneras de reparto funcionaran, cualquiera de los coherederos, esta facultado para acudir a la jurisdicción ordinaria, para que sea un juez el que decida acerca de la partición de la herencia.

¿Qué ocurre tras el reparto de una herencia?

Una vez el reparto es firme, cada sujeto adquiere los bienes, derechos y obligaciones que le han sido asignados y sobre los mismos pasa a ser el único titular.

¿Qué ocurre cuando entre los bienes hay bienes indivisibles?

Es una hecho muy común que entre los bienes a repartir haya un bien, normalmente de elevado valor que sea indivisible, por ejemplo, un bien inmueble.

En este caso, y a no ser que se haya pactado la indivisión por parte de los coherederos, o el causante hay dispuesto la indivisión de la cosa por un plazo en caso de bienes inmuebles que no podrá ser superior a 20 años o de 10 años del resto de bienes indivisibles, se procederá según las normas generales de la comunidad de bienes, que implican que cualquier comunero estará facultado para pedir la división de la cosa.

En términos prácticos ellos implica, que se procederá o bien a que uno de los comuneros (en este caso coherederos) se adjudique la totalidad del bien, compensando al resto den función de la cuota de cada uno de ellos, o bien se proceda a al venta o subasta (en última instancia) del bien y del importe en metálico que se consiga de dicha operación de disposición, cada coheredero se adjudique la parte que le corresponda en función de su cuota.

¿Qué ocurre con los gastos y frutos que se hayan producido en el caudal hereditario antes de que se adjudique cada uno de los herederos los bienes que le corresponden?

Cuando se ha procedido al reparto y adjudicación de la herencia, hay que liquidarse mutuamente los gastos que dichos bienes hayan podido ocasionar durante el lapso de tiempo que ha mediado desde el fallecimiento del causante, hasta la aceptación definitiva del la herencia. A su vez, también deberán repartirse posibles frutos que haya podido generar el caudal relicto.

La regla a tener en cuenta es muy sencilla. Cada uno debe de responder de las deudas y/o gastos en función del porcentaje que le corresponde de la herencia. Pero a la vez debe participar en los frutos en la misma proporción.

¿Necesitas un abogado de herencias en Barcelona? 

En este momento tan difícil en la que la familia tiene que reponerse tras la perdida de un ser querido la mejor opción para resolver estos problemas es contar con un abogado experto como Vives Bas. Si necesitas resolver cualquier duda legal, puedes hacerlo conmigo. Estudiaré tu caso para ver la viabilidad y también una valoración personalizada de la cuestión que me plantees.