Cambios en la Incapacitación Judicial en Cataluña en 2021

Cambios en la Incapacitación Judicial en Cataluña en 2021

Durante el último semestre 2021 ha habido un cambio en la Incapacitación Judicial tanto a nivel nacional, como a nivel catalán, recordemos que Catalunya tiene competencia exclusiva en esta materia. Ha sido una importante reforma en la legislación protectora de las personas que ven sesgada su capacidad psíquica para autogobernarse.

Hasta la fecha había dos instituciones clásicas, la Tutela y la Curatela. Estas instituciones pretendían sustituir la capacidad de obrar, en el caso de la Tutela, o complementarla, en el caso de la curatela,  con el objetivo último de proteger a la persona incapaz.

En orden a dar cumplimiento a lo dispuesto en la Convención Internacional sobre el derecho de las personas con discapacidad, aprobada en Nueva York el 13 de diciembre de 2006, tanto el legislador español como el catalán han adaptado su legislación al respecto.

Cambios de la incapacitación en Cataluña

La legislación actual ha eliminado el concepto de incapaz y se ha incorporado el concepto de asistencia en el artículo 226 del C.C.Catalán. Este es un hecho fundamental y de una gran importancia. 

¿Cómo se hacia antes el proceso de incapacitación?

Antiguamente, cuando una persona veía sesgadas sus facultades mentales, y ello le impedía regirse plenamente, había un procedimiento judicial en virtud del cual se le declaraba incapaz  total o parcial y se le nombraba o bien un tutor o un curador, respectivamente. En función del grado de discapacidad, el Juez establecía que nivel de protección debía tener la persona declarada incapaz, siempre en su interés y beneficio. Si el grado de incapacidad era total, se nombraba un Tutor, que era la persona que a partir de ese momento tenía la potestad de decidir en todos los asuntos de la vida del incapaz; y si la incapacidad era parcial, se nombraba un curador, cuya función era complementar la capacidad del parcialmente incapaz.

¿Y a partir de ahora como se gestiona?

Como exponíamos anteriormente, la nueva legislación ha eliminado el concepto de incapaz, ya que se entiende que es un derecho fundamental de cada persona el poder regirse plenamente en los momentos de lucidez, en el caso de tenerlos, y que como máximo deben tener un Asistente que les asista en determinados aspectos.

La consecuencia directa de suprimir la figura del incapaz del ordenamiento jurídico, es la eliminación de las figuras de Tutor y Curador, que han sido sustituidas por las de Asistente.

A efectos prácticos, la principal diferencia radica que a día de hoy, cuando se insta el correspondiente procedimiento judicial para el nombramiento del asistente, el Juez deberá determinar las concretas situaciones en que el asistente deberá actuar, sin que exista un marco normativo general. 

Un aspecto muy positivo de ello, es que debe estudiarse caso por caso, y hacerse un traje a medida para cada persona, lo que en definitiva favorece los intereses de la persona que requiere de asistencia para obrar.

Uno de los elementos más importantes de esta nueva regulación es que el asistente deberá siempre tener en cuenta, la voluntad, los deseos y las preferencias de la persona objeto de la misma.

¿Quién puede prestar la asistencia y sus funciones?

Cambios en la Incapacitación Judicial en Cataluña en 2021

Podrá ser Asistente cualquier persona mayor de edad, o en defecto de ella, podrá asumir dicho rol algunas Instituciones Públicas creadas para tal fin.

Las funciones del asistente serán las que en cada caso determine el Juez en el proceso de reconocimiento de la Asistencia. Este es un punto de inflexión en relación a la legislación anterior, donde por ley se establecían cuales eran las funciones que debían desempeñar tanto el Tutor como el Curador. 

Con la nueva legislación, no tan solo hay que ver el grado de discapacidad de la personar que va ser objeto de una medida de protección, sino que hay que dirimir las exactas funciones de Asistencia. Todo ello comporta una mayor complejidad jurídica, lo que más que nunca requiere el buen asesoramiento de una abogado especialista en la materia.

Las únicas limitaciones que impone la ley son que siempre y en todo caso el Asistente deberá ejercer sus funciones conforme al a dignidad de la persona, respetando sus derechos, voluntades y preferencias

Conclusión

A modo de conclusión, es ahora más importante que nunca contar con los servicios de un abogado especialista en la materia cuando tenemos un familiar al que vemos que necesitamos proteger para que no sea víctima de abusos ni de aprovechamientos por parte de terceros debido a su falta de raciocinio.

Con la nueva regulación, hay la posibilidad de proteger a la persona de una forma total y parcial en función de sus necesidades de protección para que quede totalmente amparada y completamente protegida.